miércoles, 5 de diciembre de 2012

Sufre conmigo

No lo entiendo, pero sufro con mucha facilidad, no parezco ser feliz pero aún así lo soy, sufro por cada cosa de mi vida, no aparento estar feliz, nunca lo he hecho, en cambio disfruto de manifestaciones sensitivas que me demuestran lo complejo y absurdo que mi subconsciente puede llegar a ser, es así como desde que nací, desde mi primer abrazo, mi primer amigo, mi primera novia, mi primer novio, mi primer beso y luego mi primer amor, supe que sufro de felicidad.

Sufre conmigo, los dolores de panza por reír demasiado, solo parezco distraído pero no te dejes engañar, son pantallas para los desdichados que moralmente restringen mis sentimientos, ¿entiendes lo que digo?. Sufre conmigo los abrazos matutinos, y ese sentimiento de emoción combinada de amor que trae consigo. Quiero que pienses muy bien si quieres sufrir conmigo de las inexplicables sensaciones de placer que besarnos acarrea.

Son muchas las maneras en las que podríamos sufrir juntos, quiero que quieras sufrir conmigo, solo aparento no pensarlo, pero sé que puedes descifrarlo. Sufre conmigo cuando al hacer el amor mis labios digan cuanto te amo, quiero que sufras conmigo, cuando cada mañana me llevas el desayuno a la cama y nos reímos de un chiste infantil.

Sé lo que he sufrido en esta vida, sufro de felicidad, sufro cuando me robas besos bajo la lluvia, sufro cuando tomas mi mano en la calle y me susurras que me amas, no pretendes ser nada, simplemente lo eres y  me haces sufrir de amor. Aún así, quiero que sufras conmigo, que al amanecer cuando te me quedas mirando dormir, sientas que esos momentos no se pueden acabar, que te de rabia que cada segundo juntos dure tan poco. Quiero que sufras conmigo.

No es fácil decirle a alguien que te encantaría verle sufrir, sin embargo, en ciertas situaciones debes decírselo adjuntado a una sonrisa placentera en tu rostro. Muchas veces no parezco feliz y ves que mis problemas me agobian, pero día a día voy mejor, solo parezco despistado aunque por dentro afloran las sonrisas llenas de picardía y amor. Sufre conmigo, cuando mi barba pase por tu rostro y baje a las infinidades de tu cuerpo, quiero que padezcas de orgasmos y que cada uno lleve mi nombre.

No quiero hacerte perder tu tiempo,  pero ya he sufrido contigo de amaneceres muy fríos y también calurosos, sufrir conmigo una vida entera implicaría entrar en la locura por mi, sonríeme en la calle, hazme sufrir de pena, hazme sufrir de taquicardia al verte, de miedo a perderte, quiero que sufras conmigo, de mil maneras, pero que lleguemos a sufrir por los mismos motivos uno del otro, solo quiero sentir que sufrimos,  lo sé y te entiendo, un remedio extravagante pero efectivo, así que ¿quieres sufrir conmigo?

Es que amo sufrir contigo, lo que no es lo mismo que sufras conmigo, amo sufrir cuando tus manos pasan por mi pecho y luego me rodean, sufro cuando tu cabello se enreda en mis dedos, y cuando tu lengua se posa en mi boca. Realmente sufro, sufro de felicidad, toda mi vida he sufrido de ella, no lo entiendo, pero sufro con mucha facilidad, no parezco ser feliz pero aún así lo soy, sufro por cada cosa de mi vida, sufro, por que muchos aman la felicidad y yo la sufro, la padezco y la comprendo. Quiero que sufras conmigo al escuchar canciones de Regina Spektor juntos, quiero que sufras cuando jugamos con la comida y nos reímos de la gente que nos saca de los restaurantes, solo pretendo que sufras conmigo cuando el alcohol domina mi cuerpo y no coordino mis pensamientos ni mi cuerpo. Sufre conmigo.