martes, 1 de enero de 2013

Apio Verde Tuyo (Happy Birthday to you)


El autor, para la lectura de este texto recomienda hacerlo detenidamente, sentado(a) en su cama y a solas en lo posible.



Es curioso, la gran cantidad de  festividades que existen y la emoción y dedicación que les damos, pero vamos, no pretendo descalificarlas, al contrario debo confesar que aprovecho cada una de ellas como excusa para festejar, socializar y disfrutar de alguna que otra copa (si, una que otra). Una de las festividades que tiene en común el mundo occidental con las tierras del sol naciente, se relaciona con nuestra llegada al  mundo terrenal, el inicio de la vida parece ser tan importante para algunas personas que planifican su aniversario con meses y meses de anticipación, todo con el fin de que ese día tan esperado o tan temido según el caso, sea memorable.

El cumpleaños claramente solo se celebra en vida, una vida que el autor de este texto les desea plagada de amor, sonrisas, y muchos años más de experiencia que hagan de ustedes grandes personalidades.


 Generalmente, se acostumbra dar regalos al cumpleañero y hacer juegos de diversa índole, es en realidad, de alguna manera, una forma  muy común de mostrar nuestro afecto hacia tal persona. En mi caso, un texto es lo que les puedo ofrecer. Una vez leí que “cuando celebramos una vida, lo hacemos en su punto de mayor impacto sobre el mundo”. Si, que mejor que en ese momento para demostrarles cuán importantes son para nosotros, cuanto les apreciamos o amamos, algunas veces se desea darles el mejor día de sus vidas y claro, ese es el punto de festejar el aniversario de vida. Pero debemos pensar detenidamente ciertos detalles, damos demasiada importancia al nacimiento cuando desde algunos meses atrás, se formaba su cuerpecito, pueden ser sus ojitos marrones, sus labios y su boca para poder dar sonrisas que alegran inexplicablemente a algunas personas, sus piernas y sus manitas capaces de dar abrazos que muchas personas aprecian recibir, se establece un sistema nervioso, cardíaco, circulatorio y respiratorio tan complejos, que juntos dan forma a esa persona que celebra su cumpleaños.

Deberíamos celebrar la concepción y la gestación, algo tan complejo y tan, sinceramente espectacular. Por lo tanto deberíamos festejar cada día del año, cada hora, cada segundo, darle amor y felicidad a cada persona como cumpleañero potencial, sí, deberíamos. 

Sin embargo, esa es exactamente la misma razón por la que sólo se celebra el nacimiento, es que durante la gestación, no es un ser único, aún se encuentra dentro y depende totalmente de su madre, ¿como festejar como punto de mayor impacto cuando aún es parte de otro ser viviente?. Al nacer, el bebé ya existe como ser independiente, ya come, bebe, respira, está vivo, ya es un ente distinto a su madre. Por tal razón el nacimiento es el punto de impacto a la individualidad de cada persona. Es eso mismo, por lo que hoy,  según sea el caso, celebras tu cumpleaños con tus seres queridos.

No hay cumpleaños perfecto, vamos a estar claros, tampoco hay sorpresas perfectas, no hay pasteles de cumpleaños perfectos, excepto claro, los que el autor hace. Es que cuando todo es perfecto, el adjetivo deja de tener importancia por lo común que se considera. Cada día es perfecto, cada día se celebra la existencia, créeme, cada día son recordados(as) por alguien, ese es el impacto en el mundo.  


Tú, por ejemplo, al celebrar tu cumpleaños, debes haber pensado ¿que he logrado hasta hoy en estos años de vida?, la vida te responderá con mucha facilidad, verás que cada mensaje, llamada recibida o incluso una historia, representará la cantidad de personas a las que has llegado a importarle, las que te aman incondicionalmente, sin fechas ni parámetros.

Descubrirás que una fecha no aplica sentimientos, al contrario, los sentimientos no tienen espacio ni tiempo, y lo digo así por que no importa donde puedan estar o que momento de su vida sea, los sentimientos si son reales estarán allí para cuando más los necesites. Sin embargo hay fechas dedicadas a infinidad de propósitos, en estos casos, fechas donde una persona se dispone frente a un pastel multicolor (puede ser) con el propósito de soplar una (o cientos) de  velitas que marcarán, simbólicamente, un año más de vida.

Al autor le encantaría no perderse fechas como estas cuando de personas queridas se trata, sin embargo expresa que cada cosa tiene su razón de ser, aunque a veces duda del destino, sabe que la vida se trata de meras coincidencias, coincidencias que tuvieron que surgir, que tuvieron que acoplarse por que el tiempo tan intangible y tan gracioso solo gira en círculos sobre el reloj.

Un cumpleaños, fechas, sentimientos, maneras y caminos. No importa, son maneras de recordar el interés y cariño de las personas. Cada cumpleañero hoy, descubrirá nuevas maneras de construir una vida mejor, nuevas maneras de solventar lo destruido y mejorar lo bueno de la vida.

Un cumpleaños, un(a) cumpleañero(a), sólo eso basta, para que el cielo sonría, la luna madrugadora ilumine y esta historia les acompañe.


Felices cumpleaños, miles de regalos y felicidad, con sus familias, pareja, hijos y amigos. Disfruten y empiecen a valorar los que en fechas como estas, los acompañan y recuerdan.